top of page

Papa Francisco, Obispo Pedro: La liturgia debe unir, no dividir

La siguiente es una carta que el obispo Peter Christensen envió a los sacerdotes de la Diócesis el 6 de agosto:


Queridos hermanos en Cristo:


Como probablemente esté enterado, el 16 de julio de 2021, el Papa Francisco publicó su motu proprio (“carta apostólica”) Traditionis Custodes: Sobre el uso de la liturgia romana antes de la reforma de 1970. Como el El nombre del documento lo indica, su enfoque es el uso del Misal anterior al Vaticano II, comúnmente llamado Misa Tridentina.


En Traditionis Custodes, el Papa Francisco vuelve a imponer los límites a la celebración pública de esta forma de la Misa, permiso que se amplió bajo San Juan Pablo II y el Papa Benedicto XVI. Lo más importante, es que restablece al obispo diocesano como autoridad exclusiva sobre la celebración de esta Misa en su propia diócesis: “Pertenece al obispo diocesano, como moderador, promotor y guardián de toda la vida litúrgica de la Iglesia particular que se le ha confiado, para regular las celebraciones litúrgicas de su diócesis. Por tanto, es de su exclusiva competencia autorizar el uso del Misal Romano de 1962 en su diócesis, de acuerdo con las directrices de la Sede Apostólica”.


Ha habido amplia conversación, y algo de consternación, tras la publicación de este documento. Mientras nos preparamos para implementar el motu proprio en Idaho, será útil tener en cuenta mis propias preocupaciones y acciones con respecto a la integridad de la liturgia que se celebra en nuestra Diócesis antes de este momento, así como los aspectos que el Papa Francisco consideró necesario resaltar al publicar este documento.


Es importante entender que antes de que el Papa Francisco escribiera su carta apostólica, consultó con todos los obispos de todo el mundo sobre los frutos de la expansión de Benedicto XVI del uso del Misal de 1962. Yo personalmente respondí a este cuestionario enviado por la Congregación para la Doctrina de la Fe, al igual que la mayoría de mis hermanos obispos. Fue en respuesta a estos cuestionarios que se redactó el documento Traditionis Custodes. Es decir, el Papa Francisco no actuó únicamente por iniciativa propia en la creación de este documento, sino solo después de “haber considerado los deseos expresados por el Episcopado y haber escuchado la opinión de la Congregación para la Doctrina de la Fe”.


En particular, el Papa Francisco reiteró el pronunciamiento que hizo el Papa Benedicto en Summorum Pontificum. Ambos Papas, en cada una de sus cartas apostólicas sobre el tema del uso del 1962 Misal, declaró que los libros de ritos litúrgicos promulgados después del Concilio Vaticano II son la "ley del culto" del Rito Romano.


Además, el Papa Francisco, haciéndose eco de la experiencia de los obispos de todo el mundo, expresó su consternación por la división que ha resultado de los esfuerzos del Papa Benedicto, diciendo: “Una oportunidad ofrecida por San Juan Pablo II y, con mayor magnanimidad, por Benedicto XVI, destinada a recuperar la unidad de un cuerpo eclesial con diversas sensibilidades litúrgicas, se aprovechó para ampliar las brechas, reforzar las divergencias y alentar los desacuerdos que perjudican a la Iglesia, bloquean su camino y la exponen al peligro de la división ”.


Hermanos sacerdotes, estas no son preocupaciones nuevas para mí. También me ha preocupado una energía divisoria que surge de aquellos que buscan “restaurar” la Iglesia a la liturgia tridentina. Los esfuerzos que he realizado para proporcionar el Formulario Extraordinario para aquellos que lo deseen a menudo se han visto satisfechos con mayores demandas y una intención expresa de asistir a iglesias que están en cisma con la Iglesia Católica, como la Sociedad de San Pío X (FSSPX), en lugar de asistir a una misa Novus Ordo.


Como probablemente sea de su conocimiento, el 16 de julio de 2021, el Papa Francisco publicó su [ITAL] motu proprio (“carta apostólica”) Traditionis Custodes: Sobre el uso de la liturgia romana antes de la reforma de 1970. Como el El nombre del documento lo indica, su enfoque es el uso del Misal anterior al Vaticano II, comúnmente llamado Misa Tridentina.


Al mismo tiempo, me entristecen los abusos en la celebración de la liturgia por todos lados. Al igual que Benedicto XVI, deploro el hecho de que “en muchos lugares las prescripciones del nuevo Misal no se observan en la celebración, sino que se llegan a interpretar como una autorización o incluso una exigencia de la creatividad, que conduce a distorsiones casi insoportables." Pero, no obstante, me entristece que el importante uso del Missale Romanum de 1962 se caracterice a menudo por un rechazo no solo de la reforma litúrgica, sino del mismo Concilio Vaticano II, afirmando, con declaraciones infundadas e insostenibles, que traicionó la Tradición de la "Iglesia verdadera". El camino de la Iglesia debe verse dentro de la dinámica de la Tradición "que se origina en los Apóstoles y progresa en la Iglesia con la ayuda del Espíritu Santo". Una etapa reciente de esta dinámica la constituyó el Concilio Vaticano II, donde el episcopado católico se reunió para escuchar y discernir el camino de la Iglesia indicado por el Espíritu Santo. Dudar del Concilio es dudar de las intenciones de aquellos mismos padres que ejercieron su poder colegiado de manera solemne cum Petro et sub Petro en un concilio ecuménico y, en última instancia, dudar del mismo Espíritu Santo que guía a la Iglesia.


Como el Papa Francisco ha aludido fuertemente en la cita anterior, ha habido una tendencia de algunos a describir la liturgia anterior al Vaticano II como más reverente y “verdaderamente” católica que el Novus Ordo, y a implicar que la liturgia como se celebra habitualmente en nuestras parroquias es irreverente y de alguna manera menos pura que la Forma Extraordinaria. Les puedo asegurar que mientras viajo por el estado, reconozco que nuestras liturgias están lejos de ser irreverentes. Más bien, en general, nuestros sacerdotes y la gente de Idaho son custodios dignos de confianza de nuestra sagrada liturgia, celebrando su adoración pública con un cuidado atento y nutriendo fielmente el Cuerpo de Cristo. Sin embargo, dicho esto, el motu proprio es una buena oportunidad para que todos prestemos una atención renovada a nuestras celebraciones y hagamos todo lo posible para garantizar que nuestro culto público esté de acuerdo con el actual Misal Romano.


Mi preocupación ha sido, y sigue siendo, la unidad de la Iglesia Católica en Idaho, particularmente con respecto a Su vida sacramental. Mucho de lo que he hecho desde que fui nombrado obispo ha sido con ese fin: siempre después de una cuidadosa consideración, siempre con el bien de los fieles en mente y, a menudo, en respuesta directa a una preocupación expresada por ellos.


Como recordará, restauré la postura de arrodillarme ante el Cordero de Dios; He animado a ubicar el tabernáculo en nuestras iglesias en un lugar destacado; En febrero de 2020 emití una instrucción aclarando prácticas confusas que se habían introducido en la liturgia en nuestra Diócesis; y he enfatizado la integridad de nuestras liturgias celebradas en la Catedral, como modelo de excelencia litúrgica para todas nuestras parroquias. Consagué la Diócesis al cuidado de Nuestra Santísima Madre y he establecido iniciativas para salvaguardar la vida espiritual de nuestras familias, incluido el movimiento Matrimonio por la Vida y un vigoroso apoyo a la legislación contra el aborto y la educación pro-religiosa.


El Papa Francisco finalizó su carta a los obispos invocando el Espíritu del Señor Resucitado para que “Él os haga fuertes y firmes en vuestro servicio al Pueblo de Dios que os ha confiado el Señor, para que vuestro cuidado y vigilancia expresen la comunión incluso en la unidad de un solo Rito, en el que se conserva la gran riqueza de la tradición litúrgica romana”.


Con esto en mente, de acuerdo con Traditionis Custodes y Canon 381, 1, decreto que, con vigencia inmediata:


• Se determina que los sacerdotes de la Fraternidad Sacerdotal de San Pedro, In situ en la Parroquia de Santa Juana de Arco en Coeur d'Alene, no niegan la validez y legitimidad de la reforma litúrgica dictada por el Concilio Vaticano II y por lo tanto puede continuar usando el Misal Romano de 1962 en esa parroquia únicamente;


• Se determina que St. Paul's Treasure Valley Latin Mass Society, que existe como un apostolado de la comunidad católica de St. Paul en Nampa, es eficaz para el crecimiento espiritual de los fieles y, por lo tanto, puede continuar su práctica actual, únicamente en las condiciones establecidas. en mi memorándum a su pastor fechado el 8 de marzo de 2019, y nuevamente en mi memorándum del 6 de abril de 2021. Como también ha dicho el Papa Francisco, las lecturas deben proclamarse en lengua vernácula, utilizando traducciones de la Sagrada Escritura aprobadas para la actualidad. uso litúrgico por la Conferencia de Obispos Católicos de los Estados Unidos;


• Los sacerdotes de esta Diócesis que actualmente estén celebrando la Misa de acuerdo con el Misal Romano de 1962 y deseen continuar deben solicitarme permiso por escrito; y


• Todos los sacerdotes que deseen celebrar cualquier Misa, que no sea una Misa privada, según el Misal Romano de 1962, deben solicitarme permiso por escrito.



Dado este día, 6 de agosto de 2021

en Boise, Idaho



Reverendísimo Peter F. Christensen

Obispo de la Diócesis de Boise


Mark Raper

Canciller de la Diócesis de Boise


29 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


Diocesan Pastoral Center

FAX: (208) 342-0224

1501 S. FEDERAL WAY, SUITE 400, BOISE, ID 83705

  • Facebook
  • YouTube
  • Twitter
  • Instagram
bottom of page